Si hubiese un ranking de chicas felices,
mi nombre estaría por ahí, escrito en neones luminosos.

19/7/08

· 18/07/08


Y estos días mientras te miraba pensaba...
Parece que duermes, que descansas, se te ve tan feliz. Y es que al fin has encontrado esa paz que necesitabas. No más sufrimientos, no más comer sin ganas, no más dormir poco, no más pasarlo mal por las noches.
Pero, ¿Y para mi?
No más besos, ni más abrazos, no más quedarme dormida abrazada a ti, ni si quiera poder apoyarme de nuevo en tus piernas, no más enseñarte mis fotos, reírnos de lo que dan en la tele, ver una serie juntas. Nada, me queda nada.
Bueno no, me queda tu recuerdo, el más hermoso.
Gracias por haber luchado hasta el final. Y gracias por haberte rendido para no sufrir más. Por haberte ido cogiendo un poco de aire y sin sentir el mínimo dolor.
Sería egoísta quererte aquí aún, aunque en realidad sigues en mi, por eso prefiero que al fin hayas cerrado tus ojos y descanses y te hayas reunido con él. Él, que siempre te ha esperado.

Ahora tu pequeña princesita se ha quedado entra lágrimas y te echa de menos, pero no te preocupes, tengo quien me cuidará. De momento me quedo con tu pañuelo, aun huele a ti.

Te voy a echar tanto de menos, yaya.
Te querré, siempre. Pero eso es algo que tu ya sabes. Y te has ido sabiéndolo.




2 comentarios:

Barbara dijo...

neni q bonito textOo...!!me he sentido tan identificada...la unica abuelita k me qedaba se murio este año..un dia despues de mi cumple.......!y me he sentido tan identificada con tu texto...lucho hasta el fin...(perdona por contarte eso porq sinceramente no era mi intencion contarte cosas q = ni te interesan..xo no lo he podido evitar al leer el texto...) me ha emocionado muxo neni!!un bsito uapa!sigue asi!! ;)

Eris* dijo...

Sí, todos somos un poco egoístas en ese aspecto. Todos querríamos seguir teniéndolos a nuestro lado en todo momento y seguir cuidándolos cuando se vuelven indefensos (cuando son ellos los niños, a pesar de la edad) y devolverles todo el cariño que nos dieron cuando nosotros dependíamos de ellos. Y es verdad que, por más tiempo que pase, siempre hay noches en las que echas de menos sus abrazos y sus risas, aunque sepas que nadie va a arrebatarte todo lo que habéis vivido y que siguen contigo aunque no los veas. Pero precisamente por ese gran amor, tenemos que dejarlos ir...

Espero poder hablar pronto contigo.
Un beso muy muy fuerte :*